El huaso que engañó al diablo

Había una vez, en un pequeño pueblo del sur de Chile, un huaso llamado Bartolo Lara. Era un hombre trabajador y honesto, pero un día su suerte cambió. Su cosecha se perdió, su ganado se enfermó y su mujer lo dejó. Bartolo estaba desesperado y no sabía qué hacer.

Un día, mientras Bartolo caminaba por el bosque, se encontró con un hombre alto y elegante. El hombre se presentó como el diablo y le ofreció a Bartolo un trato: le daría a Bartolo todo lo que quisiera, pero a cambio, el diablo se llevaría su alma al infierno.

Bartolo estaba tentado. No tenía nada que perder. Aceptó el trato y el diablo le dio a Bartolo una bolsa llena de monedas de oro. Bartolo volvió a su pueblo y se convirtió en un hombre rico y poderoso.

Inicio de la historia

Bartolo vivió muchos años feliz y próspero. Pero un día, conoció a una mujer llamada Peta. Peta era hermosa, inteligente y amable. Bartolo se enamoró de ella y le pidió que se casara con él.

Peta aceptó la propuesta de Bartolo, pero le dijo que no se casaría con él si no se libraba del diablo. Bartolo estaba dispuesto a hacer cualquier cosa por Peta. Así que se fue al bosque a buscar al diablo.

Relato

Cuando Bartolo encontró al diablo, le dijo que quería romper el trato. El diablo se negó. Le dijo a Bartolo que no había vuelta atrás.

Bartolo estaba desesperado. No sabía qué hacer. Entonces, se le ocurrió una idea. Le dijo al diablo que le daría su alma, pero que primero le permitiría vivir un año más. El diablo aceptó el trato.

Bartolo regresó a su pueblo y vivió un año más feliz que nunca. Se casó con Peta y tuvieron muchos hijos.

Pero el día de su cumpleaños número 30, Bartolo sabía que el diablo vendría por su alma. Así que se fue al bosque a esperarlo.

Cuando el diablo llegó, Bartolo le dijo:

  • «Diablo, hoy es mi cumpleaños número 30. Es hora de que me lleves».

Este se acercó a Bartolo y le dijo:

  • «Está bien, Bartolo. Es hora de que pagues tu deuda».

Extendió su mano para tomar el alma de Bartolo, pero Bartolo se apartó.

  • «Espera, diablo» – dijo Bartolo – «¿No te acuerdas de lo que hablamos? Me dijiste que me darías un año más para vivir».

El diablo se quedó sorprendido.

  • «Sí, es cierto» – dijo – «Pero eso fue hace un año».
  • «Pero yo no dije que el año terminaría al final del día» – dijo Bartolo – «Dije que terminaría mañana».

Se enfureció.

  • «¡Me has engañado, Bartolo!» – gritó – «¡Te voy a llevar al infierno de todos modos!»
  • «¿Y qué vas a hacer?» – preguntó Bartolo – «¿Me vas a llevar al infierno hoy o mañana?»

El diablo no sabía qué decir. Se dio cuenta de que Bartolo lo había engañado.

  • «Está bien, Bartolo» – dijo el diablo – «Te has librado de mí. Pero nunca te olvidaré».

El diablo desapareció y Bartolo se quedó solo en el bosque. Había logrado engañar al diablo y salvar su alma.

Bartolo regresó a su pueblo y vivió muchos años más, feliz y próspero. Se convirtió en un hombre sabio y respetado, y su historia se convirtió en una leyenda.

El huaso que engañó al diablo

Conclusión de El huaso que engañó al diablo

La historia del huaso que engañó al diablo es una historia de astucia y perseverancia. Bartolo Lara es un ejemplo de que, incluso ante la adversidad, siempre hay una oportunidad de salir victorioso.

Esta historia nos enseña que, a veces, la mejor manera de vencer al enemigo es engañarlo. Bartolo Lara fue astuto y perseverante, y logró burlar al diablo. Su historia es un recordatorio de que, con astucia y determinación, podemos lograr cualquier cosa.

No olvides que, si has vivido alguna experiencia paranormal, avistamiento de ovnis u otro evento intrigante, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de dreikus@multiversoinfinito.com. Estoy encantado de recibir tus relatos y experiencias para incluirlos en nuestro blog. Tu contribución es valiosa y puede enriquecer la diversidad de perspectivas en nuestra comunidad. ¡Espero ansioso conocer tu historia!

Comparte en redes
Entradas similares
5 1 votar
Article Rating
Suscríbase
Notificar a
guest
0 Comments
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios